Mi reseña a “Roma soy yo”, de Santiago Posteguillo.

Valoración: 🍺🍺🍺🍺🍺

Es siempre un verdadero placer sumergirse en la Roma que nos dibuja Santiago Posteguillo. Una tras otra, desde la primera de Escipión hasta ésta, primera de Julio César, no encuentro ninguna que desmerezca o flaquee respecto al resto. De ésta partía con la duda de cómo sería novelar la parte menos documentada de la vida del gran Julio César. Pues nada, otra vez me quito el sombrero. Qué maravilla, qué forma de vivir por unos días exactamente allí donde nos sumerge el autor con esa maestría, de sentir los pila volando sobre nuestros escudos, que nos hace casi agacharnos. En mi caso, una noche, soñé que estaba en el atrio de la Casa Julia. Había una bici, porque todo sueño tiene sus paradojas y anacronismos, pero era el atrio de la Casa Julia.
Pero sueños aparte, el estilo de Posteguillo, al que en este libro ha dotado de una magistral gestión de los tiempos y la línea histórica del relato, es una verdadera gozada. El tratamiento de la lealtad, de la mujer, en fin, todo en su conjunto. Estoy ya con el mono y necesito el siguiente. Es pura dopamina lo que contienen las novelas de Santiago Posteguillo.

,

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: